domingo, 13 de febrero de 2011

Harald Welzer. “Guerras climáticas. Por qué mataremos (y nos matarán) en el siglo XXI”.

El pasado 10 de febrero, se presentó en el Instituto Goethe de Madrid, el libro de Harald Welzer, GUERRAS CLIMÁTICAS. Por qué mataremos (y nos matarán) en el siglo XXI.
Además de Welzer estuvo presente en el acto Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace España, quien intervino más bien como entrevistador de Welzer.
Índice del libro:
. Un buque en el desierto. Pasado y futuro de la violencia.
. Conflictos climáticos.
. Calentamiento global y catástrofes sociales.
. Cambio climático. Un panorama sintético.
. Matar ayer.
. Matar hoy. Ecocidios.
. Matar mañana. Guerras permanentes, limpiezas étnicas, terrorismo, desplazamiento de fronteras.
. Personas transformadas en realidades transformadas.
. El renacimiento de viejos conflictos: fe, clases, recursos y la erosión de la democracia.
. Más violencia.
. Lo que se puede hacer y lo que no.
A mi juicio las ideas más relevantes que expuso el autor fueron las siguientes:
. El modelo de crecimiento actual pone en peligro el diseño de futuro para los que hoy son niños y jóvenes.
. Los científicos desconocen las consecuencias de la transformación de una sociedad estable en inestable. El planeta seguirá existiendo, pero nadie se atreve a predecir cómo reaccionarán los colectivos humanos. ¿Qué sucederá cuando millones de personas queden sin acceso al agua y a los alimentos necesarios para su subsistencia?
. ¿Qué sucederá cuando en una sociedad global aparezcan perfectamente diferenciados colectivos de ganadores y perdedores? Nadie quiere llegar a un acuerdo por los costes que supone la inversión en los países desfavorecidos que les permita afrontar el problema.
. No sólo es un problema científico, es un problema social.
. El confort de la sociedad occidental es máximo y queremos continuar disfrutando de él, pero sabemos que el mundo va a cambiar y que en este cambio perderemos el confort actual.
. El cambio climático y los movimientos migratorios producirán nuevas formas de violencia. Todos somos capaces de usar la violencia cuando nuestra supervivencia se ve amenazada.
. Se defiende que no se puede hacer un pronóstico, pero tenemos el ejemplo de lo sucedido en la Isla de Pascua, en la que existió una cultura muy avanzada que desapareció ahogada en violencia y graves enfrentamientos producto de la deforestación y la pérdida de los medios de subsistencia en la isla.
. El planeta es una isla. No habrá otro lugar donde ir una vez que se hayan agotado las tierras y arrasado los campos de materias primas. 
. La actuación individual es importante, pero no es suficiente.
. Es demasiado tarde para ser pesimistas.