viernes, 3 de agosto de 2012

Los portadores de la antorcha





'Los portadores de la antorcha' es una escultura que se encuentra en la Ciudad Universitaria de Madrid. Es obra de una americana, Anna Hyatt Huntington (1).

Ni me acuerdo de la edad que tenía la primera vez que la vi. Lo que sí recuerdo es que fue de casualidad. Estudié Historia y Derecho en la Universidad Autónoma, donde ahora estudio Filosofía. Mis paseos por la Universidad Complutense fueron siempre muy escasos, y menos por la plaza donde se encuentra situada la escultura, frente a las facultades de Medicina y Farmacia.



También recuerdo que desde el primer momento que la contemplé me impresionó. Observé con detenimiento al joven que monta a caballo, un hombre fuerte y seguro de sí mismo que tiene toda la vida por delante. Se inclina levemente para recoger la antorcha que le brinda un anciano, abatido, exhausto, miembro de una generación anterior que se libera con la entrega y traspasa con ello la responsabilidad a la generación posterior.



También recuerdo que entre los dos roles que presenta la escultura me vi identificado, como no podía ser de otra forma, con el hombre joven que inicia su andadura con la seguridad de que su generación alcanzará cotas superiores a la generación sustituida.

Hace unos días volví a aquel lugar a tomar unas fotos y ¿qué descubrí?, descubrí que mi mirada se dirigía más bien al anciano que extiende su brazo y ofrece la antorcha. Y no lo hice ni con nostalgia ni pesadumbre, tal vez con algo de decepción, pero con serenidad, asumiendo la responsabilidad del tiempo que estuvo en mi mano, recordando las derrotas cosechadas, pero también recordando la decisión e ilusión con las que afronté todos los retos, peleas, batallas, celebraciones…



Tal vez alguien, algún día, analice los errores y aciertos de mi generación y sea capaz de desvelar por qué no fuimos capaces de hacer las cosas mejor, dónde actuamos como cobardes, cuándo lo hicimos con miedo, en qué ocasiones supimos superarlo y en cuáles marcó nuestra conducta y fuimos sometidos.

Por mi parte no pido ni clemencia ni perdón, solo pido que antes de juzgarnos piense en la escultura de Anna Hyatt, tome la antorcha y afronte con valentía el riesgo que le tiene reservado el futuro. Muchos años después, cuando se vea tirado en el suelo y utilice sus últimas fuerzas para extender su brazo y entregar la antorcha al joven que se la reclame, entonces, justo entonces, estará en disposición de juzgarnos.



Espero que en ese momento no le tiemble la mano y sea implacable. Estoy seguro que ya habrá aprendido cómo hacerlo.


 


Madrid, tres de agosto de dos mil doce.


NOTAS.

(1) 'Los portadores de la antorcha' es obra de Anna Hyatt Huntington (1876-1973), nacida en Cambridge (Massachusetts). La realizó entre los años 1950 y 1954 en homenaje, según dijo, a la herencia de la civilización occidental. Fue inaugurada el 15 de mayo de 1955. En ese año nací yo. 

La escultura que se encuentra en la Ciudad Universitaria de Madrid fue fundida en aluminio. Existen tres copias en bronce. Dos se encuentran en Estados Unidos, una en la Universidad de Carolina del Sur y la otra en el Discovery Museum de Bridgeport (Connecticut). La tercera se encuentra en Valencia.

En el pedestal figura, tanto en inglés como en español, la inscripción que a continuación reproduzco. Discrepo en gran parte del contenido de la misma. Si yo la hubiera escrito no habría hecho distinciones entre hombres y mujeres y hubiera omitido la alusión a Dios; de esa forma todos, creyentes y no creyentes nos hubiéramos identificado con ella con más facilidad, pero eso es lo que pone. La época en la que fue inaugurada no daba para más, pero ahí la tenemos y nadie puede impedir que los que estamos vivos la interpretamos con total libertad.

EL HOMBRE LLEVA LA SAGRADA ANTORCHA
DE LA FIDELIDAD POR LAS CANDENTES
ARENAS DEL DESIERTO DE LOS TIEMPOS
LA MUJER LLEVA LA MATERNIDAD
COMO ANTORCHA SUBLIME EN SU CAMINO
CON AMBAS LUCES LLEVAN A SU TÉRMINO
LA INCANSABLE TAREA DE LAS ALMAS
HASTA LA ETERNA PUERTA DE LOS CIELOS
ANTE EL GOZO DE DIOS ARREBATADOS.

2. FOTOS. Es mi deseo que las fotos que se reproducen en este artículo de ‘Los portadores de la antorcha’ sean de dominio público. Por esa razón renuncio a los derechos que pueda tener sobre ellas y autorizo su uso y reproducción. Aunque la verdad es que son tan malas que supongo que a nadie se le ocurrirá hacerlo :) .

Anna Hyatt Huntington
 Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Anna_Hyatt_Huntington, 3 de agosto de 2012

lunes, 28 de mayo de 2012

Amarcord (En un lugar de la memoria donde no importa que habite el olvido)

Federico Fellini

- ¿A dónde se retira Tiberio cuando deja las riendas del Estado?
- A Capri, señor.
Profesor de Historia y Titta.  (‘Amarcord’ de Fellini).



Federico Fellini nació en Rímini en enero de 1920 y falleció en Roma en octubre de 1993. Dedicó toda su vida al cine, como guionista y director, y es considerado como uno de los más geniales de todos los tiempos, algo que solemos escuchar, y decir, siempre que nos referimos a ilustres creadores una vez que sus días han terminado. Él decía de sí mismo: ‘No puedo ser objetivo ante mis películas por una razón muy simple: no me considero un director profesional, cuyas películas sean la expresión de un hombre que ejerce un oficio. Soy un narrador de historias. Filmo porque me gusta contar mentiras, inventar historias y contar cosas que vi, personajes que conocí. Sobre todo, me gusta contarme a mí mismo’.

Fue ganador de cuatro premios Oscar a la mejor película de habla no inglesa, uno de ellos por el filme objeto de este comentario (el mismo año de su estreno), así como un Oscar honorífico a su trayectoria profesional (en 1993), poco antes de su muerte.

El título de la película, Amarcord, es un sustantivo derivado de la oración ‘yo me acuerdo’, ‘me acuerdo’ o ‘recuerdo’ (a m’arcord) en Emiliano-romañol, lengua vernácula de Emilia-Romaña, región de la que es capital Rímini. El impacto de esta película fue de tal magnitud que amarcord entró a formar parte del léxico italiano general, con el significado de ‘evocación en clave nostálgica’. En España el filme se tituló, con buen criterio, Amarcord (Mis recuerdos), aunque son ciertamente memorias muy peculiares las recogidas en la película, lo cual permite marcar distancias con lo que pudiera ser considerado una obra autobiográfica.

Amarcord se estrenó en 1973. En ese año el ejército estadounidense se retiraba de Vietnam y tenía lugar la conocida como ‘Crisis del Petróleo’, producida por la decisión de la OPEP de no suministrar crudo a los países que habían apoyado a Israel en la guerra de Yom Kipur. En España, el almirante Carrero Blanco moría víctima de un atentado terrorista de ETA. Faltaban dos años para la muerte del general Franco y un lustro para la proclamación de la actual Constitución española. La situación vivida en España al final de la dictadura, propició que para muchos esta película resultara especialmente atractiva.

Fellini presenta en Amarcord una historia cuyo argumento está constituido por un rompecabezas, un mosaico compuesto por diversas historias desarrolladas sin continuidad y dejando multitud de cabos sueltos. Este mosaico, no obstante, queda ordenado con la presencia de tres rasgos que le dotan de cierta coherencia; el narrador, abogado que se presenta ante la cámara con una bicicleta, en la que nunca va montado, y al que los niños interrumpen y del que se burlan; Titta, el adolescente que supuestamente representa a Fellini, sobre el que gira una gran parte de las particulares historias compartimentadas que constituyen la narración, presentado como un joven despreocupado por su entorno pero atento y asombrado por el mundo que le rodea, y por último la música de Nino Rota, que evoca la decadencia y mediocridad del conjunto.


Los molinillos que vuelan por la ciudad y que anuncian la llegada de la primavera; la típica foto anual de alumnos y profesores; la excursión con el tío Teo, internado en un psiquiátrico y que aprovecha un descuido para subirse a un árbol y gritar insistentemente: ‘¡Quiero una mujer!’, y al que Titta observará y respetará; los habitantes que se dirigen en botes al mar para ver pasar el transatlántico Rex; una carrera de coches; un motorista pirado; desfiles fascistas; la guapa del lugar, Gradisca, siempre acompañada por dos acólitas, que al final consigue casarse con un hombre rico y que manifiesta a los cuatro vientos que quiere a todo el mundo, y la escena de la estanquera, probablemente la más recordada.


A Fellini le interesa presentar los rasgos esenciales que enmarcan la época que constituyó su infancia, la década de los treinta, dominada por el fascismo y la religión católica, que impregnaban todos los rasgos de la vida cotidiana; pero sobre todo le interesa plasmar qué es lo que recuerda y cómo lo evoca, el modo en que permanece en su memoria después del paso del tiempo.

Familia, colegio, religión, fascismo, amigos, sexo…, todo pasa por el análisis crítico que proyecta su obra, sin olvidar el culto al mundo de la mujer, que le fascinaba, dentro de una visión marcadamente machista. Fascinación que comparto con Fellini, si bien procuro por todos los medios posibles alejarme de cualquier rasgo machista. Y de esta forma nos encontramos con que la primera experiencia sexual es dolorosa y sucia, huele mal y enferma. La tensión de un matrimonio en total decadencia, la dignidad ideológica mantenida a duras penas en una Italia impregnada de un mediocre autoritarismo, un tío vago y caradura que vive a costa del cuñado...

Y todo ello caracterizado de forma grotesca, memoria de una época estereotipada y carente de espontaneidad. La crítica se presenta también mediante la exaltación estúpida, los ditirambos, los casuales y desgraciados accidentes a los símbolos más sublimes de la patria y de los grandes hombres que la lideran. Alumnos y profesores con un aspecto que denota también los estragos de la memoria, peinados, rasgos físicos exagerados y extravagantes.


Las características apuntadas permiten considerar a Amarcord una película de vigencia muy discutible. La forma de narrar, la época tratada, desconocida para las generaciones actuales, no creo que despertara interés en el público actual. Si fuera de nuevo proyectada en cines, asistirían cinéfilos y seguidores de esa forma tan peculiar de contar historias que tenía Fellini, esos que en la actualidad tenemos el pelo cano y a quienes nos interesó en su día.

Todo ello evoca una forma de acercarse a los recuerdos con nostalgia, ternura, melancolía, y también con una cierta amargura. Fellini es un hombre de gran fantasía, y las personas con imaginación, como decía Antonio Machado, no mienten, pues también la verdad se inventa (1). Las verdades inventadas de Fellini toman distancia con el presente de la época en que filmó la película y con el propio pasado que vivió, y presenta un ambiente circense y grotesco. Fellini sabe reírse de sí mismo a la vez que no concede mucha importancia a su historia, actitudes estas que denotan, a mi juicio, un gran respeto hacia su pasado.

El tiempo para Fellini aparece con ciertos tintes aristotélicos, con un antes y después que hacen referencia al espacio y al movimiento. Su película se desarrolla en un único espacio, Rímini, su ciudad natal, y su acción transcurre en el ciclo de un año, del comienzo de una primavera al inicio de la siguiente. El mundo es un perpetuo movimiento y constante destrucción. Pero su concepción a veces tiene matices agustinianos, ya que el tiempo se presenta como una sensación interior, psicológica, nunca está presente del todo, pues ‘No existe un tiempo futuro largo, porque no es, sino que un largo futuro es una larga espera del futuro. Y no hay un tiempo pasado largo, que no es, sino que un largo pasado es una memoria larga de lo pasado’ (2). Tal vez Fellini también esté reflexionando sobre el tiempo a la manera de Schelling, al considerar que el presente como tal es nuestra propia historia, y es el pasado el que nos amenaza y condiciona nuestra manera de ser y pensar.


Toda esa forma de narrar los hechos recordados e inventar los olvidados, permite a Fellini explorar el pasado más mágico de los pasados, aquel que pudo ser y no fue. Aquellos caminos que quedaron abandonados porque elegimos unos diferentes y se quedaron en nuestra memoria como puertas negras.

Fellini aprovecha Amarcord para hacernos una propuesta, abrir alguna de esas puertas y asomarse tras ellas, y de esta forma mostrar que no esconden yoes tan imposibles como hubiéramos podido pensar. La imaginación ha ido forjando sus alternativas y han terminado formando parte del yo actual: los yoes ex futuro alcanzan la realidad a través de la imaginación.

‘La vida es como un relámpago entre dos largas noches’, decía Amado Nervo. Reconozco en la obra de Fellini mi propia interpretación sobre el tiempo. El relámpago es como un escenario cargado de imágenes, unas reales y otras inventadas, Fellini lo representa a la perfección.

Desde este punto de vista no tendremos más remedio que darle la razón a Theuth y quitársela a Thamus, y con ello a Sócrates, a Platón, y a Aristóteles, pues el vacío que deja el olvido cuando la memoria se desvanece es ocupado inmediatamente por la imaginación; aquí no hay escritura que valga, y sin ella, siempre hay algo que desaparecerá para siempre.

Pero también es cierto, pienso yo, que solo al tiempo pasado alcanza la luz del relámpago, sobre el que siempre volvemos la mirada buscando seguridad y recursos que iluminen nuestra vida; el tiempo futuro no deja de ser una dimensión parecida a un túnel negro que nos conduce a la total oscuridad, donde habitan los malos augurios e inquietantes premoniciones. Y no menos cierto es que también el tiempo futuro terminará convirtiéndose en presente, esto es, parte de nuestra propia historia.

Miramos hacia atrás y vemos con el color de nuestros ojos la luz de la memoria alumbrando el túnel, el lugar donde han quedado grabados todos nuestros errores, aciertos, rebeliones, sometimientos,  éxitos y fracasos, que han ido conformando poco a poco la estructura de nuestra razón, que, aunque nos recuerda  lo casual y absurdo que resulta estar vivo, también nos hace caer en la cuenta de que seguimos estándolo; algo providencial, pues termina convirtiéndose en nuestra última esperanza.

Madrid, veintisiete de mayo de dos mil doce.


NOTAS: (1)‘Se miente más de la cuenta / por falta de fantasía: / también la verdad se inventa’, en IX Proverbios y Cantares, XLVI Nuevas Canciones. Manuel y Antonio Machado. Obras Completas. Editorial Biblioteca Nueva. Madrid, 1978, pág. 904.  Antonio Machado dedicó ‘Proverbios y Cantares’ a José Ortega y Gasset.
(2) Agustín de Hipona. ‘Qué es el tiempo. Libro XI de las Confesiones’. Editorial Trotta. Madrid, 2011, pág. 85.



Amarcord (En clase de Griego).





miércoles, 11 de abril de 2012

'A Cántaros'

PABLO GUERRERO 
40 años de una canción decisiva.
Círculo de Bellas Artes de Madrid. Sala Fernando de Rojas.
Martes, 11 de abril de 2012. 21:00 horas.



Hace poco más de dos horas que ha terminado el concierto que Pablo Guerrero ha interpretado en la Sala Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Pablo Guerrero ha estado acompañado por Nacho Sáenz de Tejada, fundador del grupo 'Nuestro Pequeño Mundo', Luis Mendo, fundador del grupo 'Suburbano', ambos guitarristas, Christian Pérez, contrabajo y Santi Vallejo, trompeta y percusión.

Ha sido un concierto intimista y cargado de emociones, en el que varios autores han leído sus poemas, y en el que Clara Ballesteros, Olga Román e Ismael Serrano han participado en el concierto interpretando sus canciones. Pero todos ellos se han centrado en la canción 'A Cántaros', que compuso Pablo Guerrero hace ya cuarenta años, y que todos juntos han interpretado al final del concierto.

'A Cántaros' fue uno de los cantos a la libertad más importantes y decisivos del final del franquismo. Fue compuesta con el cuidado que exigía la época, con palabras y mensajes velados que permitieran pasar la censura, que en aquel año de 1972 aún vigilaba sin descanso las obras culturales que se creaban en nuestro país.

Las dos generaciones más jóvenes, que vivimos solapadas en aquellos turbulentos años, con la mirada puesta en mayo del 68, del que no pudimos formar parte por ser aún niños en aquel momento, mirábamos al cielo con la esperanza de que el viento trajera por fin una intensa lluvia que limpiara nuestra casa.

Que lloviera 'A cántaros' no significaba ni más ni menos justo eso. Lo importante era lo que callaba, esto es, para qué era necesaria tanta lluvia. Pero no era necesario que de eso la canción dijera nada, pues ya todos lo sabíamos. Tenía que llover para que el agua limpiara y condujera a las cloacas de la historia a la dictadura del General Franco, a la democracia orgánica, al sindicalismo vertical, a la represión y a no sé cuantas cosas más. Y que de una vez por todas la democracia y la libertad se instalaran en nuestro país.

Los jóvenes del momento salíamos a la calle cuando llovía y hacíamos todo lo que se nos ocurría para escandalizar y provocar a nuestros mayores. Estábamos hechos de nubes, pero de una nubes que fueran capaces de tocar la tierra e inundarla. Inundarla de agua que empapara nuestras ropas y nuestros cuerpos mientras que protestábamos de todas las formas que nos ofrecía la imaginación.


Fotografía: Maks

'A Cántaros' la escuchamos en Vallecas, en Rivas, en Móstoles, y en aquel increíble concierto en mayo de 1975, cuyo escenario fue instalado en las escaleras de acceso a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Madrid.

Y aquella lluvia sin bioenzimas anunciada, y que limpiaría nuestra casa, terminó llegando. Así fue, llovió a cántaros, y la limpió. Pero otras nuevas bioenzimas y detritus fueron instalándose poco a poco en nuestras calles y en nuestras plazas. Siempre pensamos que la lluvia traería agua suficiente para llevarse también la hipocresía, la intolerancia y la corrupción, pero desgraciadamente no llovió tanto.

Los que estamos vivos, miembros de diferentes generaciones que conviven solapadas, habremos de pedir una vez más que llueva 'A Cántaros'. Pero 'A Cántaros', como otras muchas de nuestras canciones emblemáticas, se ha ido poco a poco convirtiendo en legado del tiempo, retazo de la historia. Otras nuevas canciones habrán de ser compuestas para dar respuesta a las ilusiones de los nuevos tiempos. Nuevos cantos a la libertad que serán recogidos en otras historias contadas por otros hombres, de otra forma y en otro lugar.

Estuvimos allí entonces y hemos vuelto a estar ahora. No me imagino que hubiera podido ser de otra manera.


Madrid, 12 de abril de 2012.
02:00 A.M. (Hora peninsular)




domingo, 5 de febrero de 2012

A propósito de 'Las Partes de Casa'



Foto 1

                                                                                            
Adversus factum suum quis venire non potest.
(Nadie puede ir válidamente contra sus propios actos).

                                                                                            

Hace ya más de diez años que llegó a mi mesa un expediente relacionado con una forma muy peculiar de que dos o más individuos compartan la propiedad sobre un bien inmueble: ‘Las Partes de Casa’. No tengo la seguridad de si diez años es mucho o poco tiempo, pero soy consciente de que casi todas las cosas que me han sucedido, o al menos aquéllas que contienen alguna relevancia, sucedieron hace ya más de diez años. Tal vez debí escribir entonces lo que ahora voy a escribir, pero la velocidad en la que vivía en aquel momento me lo impidió. La forma de trabajar era muy parecida a la ‘Cultura de la precipitación’ que rige en las Grandes Écoles francesas. En ellas se infunde la capacidad de resumir las ideas rápidamente y de hacer frente de modo competente a cualquier problema que surja (1). Método perverso de realizar cualquier actividad el que se acaba de describir, y tristes los resultados que está dando, a la vista del rumbo que han tomado los acontecimientos en los últimos años.

El contenido de aquel expediente contenía la propuesta de constitución de un derecho real de hipoteca sobre una ‘Parte de Casa’ de un inmueble sito en Villanueva de los Infantes, en garantía de un préstamo que había de concederse a la persona que adquiría dicho derecho real, con el que haría frente al precio de la compraventa del mismo.

Nuestro Derecho ha solucionado de varias formas el hecho de que dos o más personas compartan el derecho de propiedad sobre una cosa, pero ninguna de ellas se acerca a la originalidad de ‘Las Partes de Casa’.

El derecho de propiedad, siempre es bueno recordarlo, es el rango máximo de poder que una persona pueda ostentar sobre una cosa. ‘Las Partidas’ lo define como «señorío es poder que ome ha en su cosa de fazer della y en ella lo que quisiere segund Dios y segund fuero» (2).

A lo largo de la historia se ha discutido su alcance y legitimidad. John Locke propuso que su seguridad fuera semejante a la de la vida y la libertad, y el marxismo y otras ideologías afines abogaron por su  reforma radical o por su supresión. Nuestro ordenamiento jurídico reconoce en el artículo 33.1 de la Constitución de 1978 el derecho a la propiedad privada, si bien el artículo 33.2. determina su función social como limitadora de su contenido.

Si hablamos del derecho de propiedad compartido por dos o más personas debemos hablar, en primer lugar, de la comunidad de bienes; concepto éste que engloba en amplitud el fenómeno de cotitularidad de bienes o derechos. Se distinguen dos formas muy diferentes de entender la cotitularidad de la propiedad, que se corresponden con dos formas muy diferentes de ver el mundo.

Por un lado nos encontramos con la comunidad romana o por cuotas, en la que el sujeto es el centro del derecho de propiedad, concediéndosele una potestad exclusiva en la parte o cuota del bien o derecho cuya titularidad ostenta. El derecho romano nunca vio con buenos ojos el condominio, siempre lo consideró como una fuente de conflictos, por eso lo reguló como una situación transitoria, propiciando que cualquiera de los comuneros pudiera librarse en cualquier momento de tan desagradable situación. Y para ello dotó a los copropietarios de dos facultades que propiciaran su desaparición: la acción de división de la cosa común y los derechos de tanteo y retracto.

Mediante la acción de división de la cosa común cualquiera de los comuneros puede poner fin al condominio, instando un procedimiento judicial que conduce a la subasta de la finca y su transmisión al adjudicatario de la misma.

Por su parte, el derecho de tanteo y retracto puede considerarse una moneda con sus dos caras. El derecho de tanteo o retracto permite a uno de los condueños adquirir con carácter preferente a un tercero extraño a la comunidad, en los términos previstos en la compraventa o dación en pago, la cuota del bien que su compañero en la comunidad pretende transmitir o ha transmitido. El tanteo sería el medio preadquisitivo, esto es, ante una enajenación prevista. El retracto respondería al medio postadquisitivo, esto es, ante una enajenación consumada. La desconfianza que el condominio despertó en el derecho romano, y el que despierta en el nuestro, indujo al legislador a limitar la validez temporal del pacto de conservar la cosa indivisa por un tiempo que no puede exceder de diez años.

Y por otro lado nos encontramos con la comunidad germánica o en mano común, que no se centra en el plano individual, como la romana, sino en el colectivo. La comunidad se entiende aquí como algo estable y duradero, reconoce en ella cualidades que merecen ser mantenidas a lo largo del tiempo. No reconoce cuotas, y si pudieran ser reconocidas, no las considera relevantes.

Nuestro Código Civil, como fiel heredero del derecho romano, reconoce de forma extensa la comunidad romana o por cuotas. Desde el artículo 392 al 406 del mencionado cuerpo legal se encuentra recogida la esencia de lo que cabe esperar de una auténtica comunidad romana.

Defender que nuestro derecho reconoce la comunidad germánica es algo más aventurado.

Tradicionalmente se ha considerado que la comunidad hereditaria, la sociedad de gananciales y las comunidades de aprovechamiento colectivo, como pastos, montes y leñas, son paradigmas de la comunidad germánica, pero tal afirmación no goza de unanimidad en la doctrina. Otras figuras jurídicas, pensadas con carácter transitorio, presentan características de dicha comunidad.  Las Juntas de Compensación y la Comunidad Valenciana, en mi opinión, tienen un cierto aire, pero debemos reconocer que no están exentas de rasgos que sin duda las excluirían.

Con independencia de las diferencias que puedan presentar ambas instituciones, lo que nos importa aquí destacar, es que cada partícipe puede servirse de las cosas comunes siempre que disponga de ellas conforme a su destino y no perjudique el interés de la comunidad, ni impida el uso de los derechos del resto de los copartícipes, siendo en última instancia el acuerdo entre los comuneros el estatuto jurídico que regulará sus relaciones. No obstante habrá que tener siempre en consideración las normas de carácter imperativo que recogen los artículos mencionados.

En nuestro ordenamiento jurídico también nos encontramos con  la posibilidad de que la propiedad sea compartida por dos o más personas de una forma muy peculiar.  Es admitido con carácter general, y en base al artículo 348 del Código Civil, que el derecho de propiedad es un derecho de núcleo, esto es, que se encuentra conformado por diversas facultades que pueden ser atribuidas a distintos titulares. Así nos encontramos con cierta frecuencia que la titularidad del usufructo de un bien inmueble la ostenta una o más personas, mientras que la nuda propiedad es ostentada por otras diferentes. Es típico, en las liquidaciones de la sociedad de gananciales y en las particiones de la herencia de uno de los cónyuges, que se adjudique al cónyuge supérstite el usufructo de la vivienda habitual. De esta forma el usufructuario queda protegido de ser privado de la vivienda hasta su fallecimiento en el supuesto de que los acreedores de los nudos propietarios se adjudicaran en pago de sus deudas la nuda propiedad. Por el contrario, si un tercero llegara a formar parte de la comunidad podría poner fin a la misma mediante la acción de división de la cosa común y la consiguiente subasta de la vivienda, lo que provocaría que el cónyuge supérstite se viera obligado a abandonarla.

El nudo propietario (3) es un desnudo propietario, pues a un propietario que se le priva del uso y del disfrute de una cosa le queda algo residual, esto es, un derecho carente de las facultades fundamentales que conforman el dominio. No obstante, aunque el nudo propietario tenga estas limitaciones, hay que recordar que ostenta las acciones que integran la tutela jurisdiccional del dominio, como la acción reivindicatoria y la declarativa, y en último extremo tiene la expectativa de llegar a ser el propietario del bien, cuando en el momento de la extinción del usufructo, al fallecimiento del usufructuario, se consolide el dominio.

Mención aparte merecen las sustituciones hereditarias. A través de la sustitución, el testador  dispone que otra persona, en ciertos supuestos, se coloque en la posición del heredero instituido en primer lugar. La sustitución vulgar, para el caso en que los herederos instituidos mueran antes que el testador, no quieran o no puedan aceptar la herencia. La sustitución fideicomisaria, cuando el testador ordena al heredero que transmita a un tercero todo, parte o el residuo, si es que lo hay, de la herencia. Al primer heredero, así como al segundo o posteriores que deban conservar los bienes, se les conoce como fiduciarios, y al último, que no pesa sobre él tal carga, se le denomina fideicomisario.

Siempre me ha resultado atractivo el estudio del negocio fiduciario, que como su propio nombre indica (4) se produce en virtud de la confianza que se inspiran mutuamente las partes contratantes. Probablemente una de las causas de su atractivo sea que ningún precepto, civil o mercantil, se refiere a él; es por tanto la práctica la que lo ha ido conformando a lo largo del tiempo, así como la doctrina y la jurisprudencia, que inevitablemente se han tenido que enfrentar a él.

El negocio fiduciario se conforma como un contrato complejo en el que existen a su vez dos negocios distintos, uno de carácter real de transmisión de un bien, y otro obligacional, en virtud del cual se dispone la transmisión del bien al primer transmitente o a un tercero (pactum fiduciae).

En el negocio fiduciario el dueño de un bien (fiduciante) transmite la propiedad a un tercero (fiduciario), con la finalidad de garantizar el cumplimiento de una obligación (fiducia cum creditorum), o de proteger el bien al sentirse amenazado por cualquier causa (5) (fiducia cum amico), obligándose el beneficiario a transmitir de nuevo la propiedad al fiduciante (beneficiario) una vez cumplida la obligación garantizada o desaparecida la causa que amenazaba al fiduciante de su pérdida.

Con frecuencia se ha comparado el negocio fiduciario con el contrato de «trust» anglosajón. En virtud del contrato de «trust», que al igual que fiducia significa confianza, el setlor transmite un bien o derecho de su propiedad al trustee, quien queda obligado a administrar y transmitir el bien al beneficiary al vencimiento del contrato. A primera vista es grande su parecido, pero entre ambos existen diferencias importantes. El trust es un único contrato, el negocio fiduciario, dos; en el trust, los derechos del setlor, del trustee y del beneficiary se encuentran regulados por la ley, que reconoce dos clases de dominio diferentes, y por tanto, las consecuencias del incumplimiento se encuentran reguladas también por la ley, restringiendo de esta forma la aparición de terceros de buena fe. Por el contrario, en el negocio fiduciario, el fiduciante no ostenta un derecho real sobre el bien transmitido, y en caso de incumplimiento podrían aparecer terceros de buena fe protegidos por el Registro de la Propiedad, no quedando al fiduciante-beneficiario otro camino que el resarcimiento del daño causado por el incumplimiento de la obligación del fiduciario, al no tener la posibilidad de recuperar su propiedad.

 A propósito de ‘Las Partes de Casa’ he hablado, mejor dicho, escrito, de muchas cosas. Es hora, pues de explicar qué es eso que ha sido utilizado en este artículo como pretexto para hablar de otras cosas.

‘Las Partes de Casa’ es un fenómeno jurídico que consiste en que en una misma casa, casa de pueblo, grande, frecuentemente con un patio central, que en su día albergó a una sola familia, varias personas ostentan la propiedad con carácter privativo de una o varias habitaciones y detentan una parte de la entrada, la escalera, si la hay, el salón, el baño o los baños y la cocina. Probablemente su origen se encuentra en particiones de herencia entre miembros de una misma familia que en su día fueron susceptibles de acceso al Registro de la Propiedad, y que por sucesivas transmisiones han  devenido en propiedad de personas extrañas que carecen de vínculos parentales. ‘Las Partes de Casa’ nos las encontramos fundamentalmente en Andalucía y en La Mancha.

En las ‘Partes de Casa’ nos encontramos pues con zonas, habitaciones de la casa, que pertenecen a una persona, y zonas, como las ya mencionadas, que pertenecen en común a los propietarios de las distintas habitaciones que la componen.

 ‘Las Partes de Casa’ se parece a una propiedad horizontal, pues existen zonas privativas y zonas comunes, pero, en mi opinión, no pueden ser clasificadas como tales, pues les falta una característica determinante: el que tengan salida independiente a un elemento común o a la vía pública. Además, en ‘Las Partes de Casa’, siempre nos encontramos ante una única finca registral.

Las ‘Partes de  Casa’ son susceptibles de disposición, y, en consecuencia, pueden ser hipotecadas, si bien toda modificación importante en su estructura jurídica debe contar con el consentimiento de todos los que detentan algún derecho sobre ella. Además sólo se pueden realizar negocios jurídicos sobre ‘Partes de Casa’ inscritas, sin que quepa la posibilidad del acceso al Registro de la Propiedad de nuevas entidades con estas características. Y ello,  porque el principio de especialidad, contenido en el artículo 8 de la Ley Hipotecaria, sólo permite que se inscriba la totalidad de la finca, atribuyéndose a sus titulares cuotas indivisas del dominio, o bien que se inscriba cada una de las partes mediante fincas registrales independientes.

La suerte de aquel expediente estaba echada. Para alguien que conozca medianamente la normativa que rige el mercado hipotecario es fácil conocer cuál fue la decisión que en su momento se tomó. No lo considero relevante. Lo relevante es que en virtud de dicho expediente comencé a plantearme el fundamento de la aplicación del Derecho, comencé a interpretar el Derecho de otra forma. Comencé a considerar la forma en que los hombres hemos ido buscando soluciones antes los problemas que nuestra época nos ha ido planteando, cómo el Derecho está íntimamente ligado a la vida de los hombres. Me pareció que el Derecho lo consideramos, la mayor parte de las veces, como un arma arrojadiza, y que más bien debería ser considerado como un instrumento, como una herramienta que posibilite y facilite la convivencia humana.

Foto 2


En aquella ciudad de Villanueva de los Infantes murió Quevedo. Muchos de los estudiosos del Quijote lo consideran ‘El lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme’, el punto de partida de la aventura de don Quijote; un viaje asistido por la fantasía y la locura, en un mundo donde la cordura no aportaba ninguna esperanza. Muy cerca de allí nació mi padre, al que perdí hace casi cuarenta años. La figura jurídica de ‘Las Partes de Casa’ terminó constituyendo algo más que un simple expediente hipotecario, fue el detonante de muchas ideas que han ido fraguando poco a poco, y que han propiciado la apertura de otros caminos que entiendo vale la pena explorar y que conducen a la necesidad de encontrar una fundamentación sólida y convincente del Derecho. Aún no la he encontrado.

También salió a relucir, entre todas aquellas reflexiones jurídicas, el viejo aforismo latino de Adversus factum suum quis venire non potest, cuya traducción, ‘Nadie puede ir válidamente contra sus propios actos’ (6), atraviesa toda la Historia del Derecho de nuestro país, y que en última instancia se nos presenta como un principio moral.

El personaje de ficción creado por Cervantes, Don Quijote, cuya fama ha superado con creces la de su creador, respetó la norma. Don Quijote, en su lúcida locura se revolvió contra muchas cosas, pero no contra sus propios actos. Quién sabe, tal vez lo hizo simplemente porque conocía sus efectos: su invalidez. Cervantes trazó la senda de una postura filosófica que surge en las entrañas de este invertebrado país, mediante la mirada estoica de un escéptico que quiso cambiar el mundo y, como no podía ser de otra forma, fracasó…, o tal vez no.

Adversus factum suum quis venire non potest no significa ser pertinaz en el error, no consiste en la renuncia a cesar en la equivocación. El principio se centra, creo yo, en no utilizar los argumentos que sustentaron nuestras decisiones en la defensa de justamente lo contrario, cuando así nos conviene. Y si se hace, simple y llanamente, habrá que apechugar con las consecuencias: no tendrá validez.

Me gustaría plantear una última reflexión. Voy a contar una historia de la que fui testigo. Lo haré de tal forma que nadie pueda reconocer a los protagonistas.

Pues bien, érase una vez tres hermanos que crearon una sociedad limitada a la que pusieron por nombre HERMANOS HERMANADOS INEXISTENTES, S.L. Estos señores estaban afincados en Jaén, cerca de la provincia de Ciudad Real. Contaban con miles de olivos y una almazara. También disponían de una serie de hectáreas sin cultivar, que decidieron dedicarlas al cultivo de cereales. Pero, desgraciadamente, los tres hermanos no tenían liquidez para afrontar las inversiones que exigía su proyecto. Aparecieron entonces unos señores muy simpáticos que se hacían llamar OPORTUNIDADES OPORTUNAS INEXISTENTES, S.L., que se ofrecieron para financiar el proyecto. Gracias a su inestimable ayuda los hermanos pudieron adquirir maquinaria y construir los edificios que necesitaban, pero las cosas no fueron bien. Necesitaron más dinero para potenciarlo y, por supuesto, ahí estaban los señores de  OPORTUNIDADES OPORTUNAS INEXISTENTES, S.L. Pero claro, era ya mucho el dinero que los ‘señores oportunos’ habían arriesgado, y exigieron que las obligaciones dimanantes del préstamo fueran garantizadas con una hipoteca constituida sobre todos los bienes inmuebles del negocio. No había problema, los ‘Hermanos hermanados’ tenían todo bajo control. Pero las cosas siguieron sin ir bien y los hermanos necesitaron más dinero. En ese momento los ‘Señores oportunos’ no sólo no podían concederles más préstamos, sino que exigían la cancelación parcial de las cantidades prestadas con anterioridad. Los hermanos se dirigieron a un Banco, quien exigió una garantía hipotecaria sobre las viviendas de los hermanos y un avalista. Los ‘Señores oportunos’, siempre tan amables, se ofrecieron como avalistas. Pero las cosas siguieron sin ir bien. Los hermanos incumplieron las obligaciones del préstamo, el Banco requirió al avalista de pago, el avalista pagó y se subrogó en la posición jurídica del Banco, convirtiéndose de esta forma, nuevamente, en acreedor hipotecario. OPORTUNIDADES OPORTUNAS INEXISTENTES, S.L. requirió a HERMANOS HERMANADOS INEXISTENTES, S.L. el pago de ambos préstamos, y al no obtener respuesta satisfactoria, no le quedó más remedio que ejecutar las hipotecas. Finalmente esos señores tan amables se adjudicaron en pago todos los bienes de los tres hermanos, los del negocio y las viviendas. La realidad, una vez más, supera a la ficción.

Los tres hermanos, sin negocio y sin casas, hicieron el equipaje y se marcharon. Desconozco a dónde se dirigieron, pero supongo que al lugar a donde van siempre los vencidos.

No resulta descabellado pensar que, como a don Quijote, no les quedó otro camino que el retorno a su lugar.


Madrid, 5 de febrero de 2012.


Foto 3


 VENCIDOS. León Felipe.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar…
Y ahora ociosa y abollada va en el rucio la armadura,
y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar…
va cargado de amargura,
que allá encontró sepultura
su amoroso batallar.
va cargado de amargura,
que allá ‘quedó su ventura’
en la playa de Barcino, frente al mar.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar…
va cargado de amargura,
va, vencido, el caballero de retorno a su lugar.

Cuántas veces, Don Quijote, por esa misma llanura,
en horas de desaliento así te miro pasar…
y cuántas veces te grito: Hazme un sitio en tu montura
y llévame a tu lugar;
hazme un sitio en tu montura,
caballero derrotado,
hazme un sitio en tu montura,
que yo también voy cargado
de amargura
y no puedo batallar.

Ponme a la grupa contigo,
caballero del honor,
ponme a la grupa contigo
y llévame a ser contigo
pastor…

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar…

‘Versos y oraciones de caminante’ (1920). Incluido en ‘Antología Rota’ (1957).


Foto 4


NOTAS

(1) Pierre Bordieu. ‘Los ritos como actos de institución’. Alianza Editorial. Madrid, 1993.
(2) Ley 1ª, tit. 28. Partida 3ª.
(3) Nudo procede del latín nudus –a –um, desnudo.
(4) Fiducia procede del latín fiducia -ae, confianza.
(5) Paradigma de la fiducia cum amico fueron las transmisiones de los bienes de la Iglesia, Órdenes o Congregaciones a personas interpuestas durante la última Guerra Civil española de 1936. Para su estudio se recomienda consultar el libro de Joaquín Garrigues Díaz-Cañabate, ‘Negocios fiduciarios en el Derecho Mercantil. Editorial Cívitas. Madrid, 1978.
(6) Para un estudio en profundidad de la ‘Doctrina de los propios actos’ se recomienda leer el libro de Luis Díez-Picazo Ponce de León ‘La Doctrina de los Propios Actos’. Editorial Bosch. Barcelona, 1963.

FOTOS

1. Calle y Plaza en Villanueva de los Infantes.
2. Monumento a Quevedo en Villanueva de los Infantes.
3. Don Quijote visto por Antonio Saura.
4. León Felipe.